Mediciones en campo y diagnósticos in situAnalisis vibratorio avanzado y seguimieto remotoCuidamos de tus activos las 24 horas

Mantenimiento predictivo

Como concepto general, podemos decir que la actividad de mantener es asegurar que todo elemento físico de un equipo o instalación desempeñe las funciones deseadas en forma continua. El mantenimiento, por lo tanto, se propone preservar el estado original de diseño o normal de operación. Es evidente que para que esto sea posible los equipos deben ser capaces de cumplir las funciones para las cuales fueron seleccionados y que la selección haya tenido en cuenta la condición operacional real.

 El mantenimiento centrado en la fiabilidad se caracteriza por:

 Considerar la fiabilidad inherente o propia del equipo /instalación.

  • Asegurar la continuidad del desempeño de su función.
  • Mantener la calidad y capacidad productiva.
  • Si deseamos aumentar la capacidad, mejorar el rendimiento, incrementar la fiabilidad, mejorar la calidad de la producción, necesitaremos un rediseño.
  • Tener en cuenta la condición operacional: dónde y cómo se está usando.

 La fiabilidad inherente o propia de un equipo está determinada por su diseño, fabricación y por el contexto operacional real.

 Si la fiabilidad inherente o capacidad propia del equipo, en el contexto operacional real, es superior a la prestación deseada, un mantenimiento apropiado logrará que tal prestación sea alcanzada.

 En cambio, si la fiabilidad inherente es inferior a la prestación deseada, no habrá mantenimiento alguno que logre alcanzar tal prestación.

 En la mayoría de los casos, antes que se produzca un fallo funcional, se tiene alguna advertencia de que tal fallo está comenzando a ocurrir. Denominamos fallo potencial, al momento en que tal advertencia se nos hace detectable, con los medios o instrumentos con que contamos para este fin.

 Desde hace mucho tiempo se han utilizado los sentidos humanos (visión, audición, tacto y olfato) para detectar fallos potenciales. Sin embargo, hemos visto también que cuanto más anticipadamente podamos detectar tal advertencia;

 Mayor posibilidad de realizar correcciones que reduzcan la posibilidad o impidan el fallo funcional o disminuyan la importancia de sus consecuencias.

  • Menor será la frecuencia de las inspecciones de búsqueda de fallo.

Por estas razones se han desarrollado, y continúan desarrollándose, nuevas técnicas para esta tarea, que hoy denominamos, genéricamente, “Condition Monitoring” o seguimiento de Condición, pilar fundamental del MANTENIMIENTO PREDICTIVO.